Liderazgo – La herramienta elemental para ser un lider en los negocios

El liderazgo es un tema bastante amplio que procuraremos abordar en su totalidad en nuestro sitio web. Existen muchos factores, tanto psicológicos y sociales, que determinan si se es o no un buen líder. La buena noticia es que, lograr tener un buen liderazgo en cualquier aspecto de la vida es bastante sencillo. Haciendo un análisis introspectivo de tus virtudes y defectos podrás determinar qué aspectos de tu conducta deberás reforzar o mejorar para conseguir dicho objetivo. Un liderazgo exitoso es la pieza clave para lograr la eficacia de cualquier proyecto o trabajo en grupo.

Pero, en sí, ¿qué es un líder? Veamos, la real academia española define líder cómo: Persona que encabeza y dirige un grupo o movimiento social, político, religioso, etc. Visto de esta manera podría parecer que ser un liderazgo es lo mismo que ser un jefe, pero ambos términos tienen mucha diferencia entre sí. La definición internacional de jefe es: Persona que tiene autoridad o poder sobre un grupo para dirigir su trabajo o sus actividades.

Si nos fijamos en las pequeñas diferencias entre ambos conceptos podremos llegar a una conclusión importante para comprender el comportamiento de un líder: el líder no busca ejercer autoridad sobre las demás personas; en cambio, busca dirigir y organizar un grupo para que todos los integrantes trabajen en la misma sintonía y así conseguir el éxito. Entender la diferencia entre ejercer autoridad y dirigir es esencial para poder desarrollar las aptitudes que un líder necesita, y aunque estaremos profundizando en esto más adelante, por ahora basta saber que la clave principal es entender que tu opinión y métodos de trabajo no son los únicos válidos, escuchar al equipo y buscar un consenso entre todos será vital, aunque a ti te toque tener la última palabra.

Infografía de Liderazgo (cualidades de un líder)

liderazgo

¿Qué es el liderazgo?

El liderazgo, por su parte, es la acción de ser líder. La puesta en práctica de las aptitudes de un líder en algún escenario determinado. Para definir este término podemos decir que el liderazgo es la capacidad que tiene un individuo para dirigir y gerenciar un grupo de personas. Se habla de capacidad porque el liderazgo es una habilidad que puede ser desarrollada, no es una acción como dar instrucciones o imponer una idea. Aunque muchos puedan pensar que el liderazgo es una distribución equitativa del poder en un grupo o equipo para así eliminar la figura impositora de un jefe, la verdad es que definirlo de esta manera se aleja mucho de la esencia real de lo que es el liderazgo, puesto que en presencia de un liderazgo verdadero no existe tal cosa como el poder, sino que las actividades se distribuyen según las habilidades o conocimientos de cada miembro del equipo. Así es como la figura del líder es simplemente ser el encargado de dicha distribución y delegación de responsabilidades. Por ello, entre otras cosas, el líder debe conocer a su equipo, incentivar la organización y responsabilidad, e incentivar a cada integrante a hacer su trabajo de la mejor manera.

ejemplo liderazgo

El liderazgo debe estar presente en muchos aspectos de la vida, no solamente en el ámbito laboral. En cualquier ámbito que requiera un trabajo en equipo se necesitará la presencia de un líder si se quiere que el proceso de realizar la actividad sea cómodo para todos y se pueda finalizar productivamente. Hasta en los aspectos más sencillos de la vida cotidiana se pueden presenciar líderes, por ejemplo, como cuando en una cena familiar es mamá quien organiza quienes harán la comida y quienes podrán la mesa. Pero entonces, si decimos que en el liderazgo no existe el poder, ¿Cuál es la diferencia entre el líder y los demás miembros del equipo? Pues justamente que es el líder quien toma la iniciativa de evaluar el proyecto a realizar para así organizar a los demás según sus destrezas y acepta las responsabilidades si el resultado final no es el esperado.

Se puede ser un líder sin ser un jefe, pero no se debe ser jefe sin ser líder. Se puede diferenciar muy fácilmente un equipo donde hay un jefe de otro donde hay un líder. En el primero, la figura de autoridad suele ser un enemigo del equipo, en cambio, en el segundo, el responsable es un aliado que trabaja a la par con el equipo.

¿Cuáles son los estilos de liderazgo?

Dentro de la definición de liderazgo se pueden encontrar ciertos tipos y sub tipos. Es importante conocer cómo se comporta cada tipo de líder, puesto que no todos actúan de la manera correcta. Identificar a cada uno de ellos podrá ayudarte a saber qué tipo de líder eres y en cual tipo deberías convertirte para el mejor desarrollo de las actividades del grupo de trabajo. Cada una de las categorías fue ampliamente estudiada por expertos en psicología y psicología social, analizando cómo y por qué se adquieren los diferentes métodos de liderazgo, dependiendo del líder, del equipo de trabajo y del entorno. Así que, antes de considerar encasillarse en una categoría hay que tener muy en cuenta todas las características del entorno, incluyendo a los subordinados y a los superiores del líder. No es lo mismo ser un líder en un ambiente hostil a serlo en un ambiente amigable donde se fomente el trabajo en equipo, y en muchos casos esto no es responsabilidad del responsable del grupo.

Liderazgo burocrático

El liderazgo burocrático es más ser un jefe que ser un líder. Este tipo se puede encontrar constantemente en ambientes empresariales y políticos. Es la manera más formal de liderar, y como mencionamos anteriormente, se corre el riesgo de que la figura de autoridad sea vista como un enemigo en vez de un aliado que busca beneficiar al equipo de trabajo. En la gran mayoría de estos casos, el líder es elegido para el puesto en la empresa por sus estudios o experiencia en el área a trabajar, y sus habilidades para tratar con el resto de los empleados no son muy tomadas en cuenta. Asombrosamente se podría decir que algunas empresas prefieren tener jefes y no lideres para estar seguros de que la figura de autoridad sea leal al patrono y no a los empleados.

El líder burócrata impone su autoridad para designar las actividades a los subordinados, busca que existan normas explicitas y que estás sean cumplidas sin excepción. Aunque en muchos casos las responsabilidades sean bien divididas entre los subordinados según las habilidades de cada uno, se crea un ambiente de trabajo tenso donde existe una clara diferencia entre quien manda y quien obedece. Los empleados no tienen derecho a dar su opinión, simplemente deben cumplir las órdenes.

Ventajas del liderazgo burocrático

  • Excelente cuando el equipo de trabajo es irresponsable o ineficiente
  • Ideal cuando el equipo de trabajo debe manejar grandes cantidades de dinero o bienes costosos
  • Resultados garantizados

Desventajas del liderazgo burocrático

  • Carencia en la comunicación
  • Ambiente de trabajo tenso
  • Demasiadas normativas absurdas
  • Resistencia al cambio

Liderazgo carismático

Muchos concuerdan en que se consiguen más cosas por las buenas que por las malas, y en este caso podemos confirmar este dicho.  Las diferencias entre este tipo de líder y el anterior son totales. El líder carismático busca que sus subordinados se sientan bien y quieran trabajar al tratarlos muy amablemente, reforzando sus destrezas y creando un ambiente de trabajo amigable donde el líder es un aliado de sus subordinados. Este tipo de líderes suelen ser personas extrovertidas dentro y fuera del ambiente de trabajo. Lo malo de los que se clasifican en esta categoría es que, si el líder se muestra muy blando, se corre el riesgo de que los empleados no tomen en serio las instrucciones para hacer el trabajo.

Ventajas del liderazgo carismático

  • Se crea un ambiente de trabajo amigable
  • Se reducen los problemas entre el líder y los subordinados
  • Los empleados se sienten más motivados para trabajar
  • Los subordinados sienten que son escuchados e importantes
  • Cada quien recibe el mérito por su trabajo

Desventajas del liderazgo carismático

  • El líder puede convertirse en insustituible
  • No se le da la importancia suficiente a destacar los errores

Liderazgo de servicio

Existe una diferencia drástica entre esta y las dos categorías anteriores. Mientras el líder burócrata y el carismático buscan el beneficio de un superior, llámese empresa u otro, el líder de servicio está completamente enfocado en buscar el beneficio de los subordinados. De hecho, para este tipo de liderazgo, el líder se coloca así mismo en una posición donde lo importante es servir a los demás. Esta categoría es común de encontrar en ambientes religiosos y grupos sociales de ayuda, aunque también se pueden encontrar como responsables de grupos de trabajo.  El objetivo de este tipo de líder es organizar y enseñar al grupo, se convierten en parte esencial del desarrollo del trabajo de todo el equipo, busca inspirar con sus conocimientos a los demás, infunden respeto y amabilidad para con todos.

Ventajas del liderazgo de servicio

  • Enseña sus conocimientos al equipo
  • Escucha las opiniones de los demás para hacer mejor el trabajo
  • Trabaja constantemente para servir a los superiores y a los subordinados
  • Aumentan los resultados positivos

Desventajas del liderazgo de servicio

  • Puede no ser el mejor líder para un puesto de autoridad importante
  • Su autoridad suele ser subestimada

Liderazgo transaccional

En esta categoría se unen ciertas características de las anteriores. El líder transaccional es un supervisor empresarial que busca el beneficio tanto de la empresa como de los empleados a su mando mediante un método de intercambio. Es decir, este liderazgo tiene como base otorgar recompensas por la eficacia del equipo de trabajo. Cuando a los empleados se les premia con una bonificación en su sueldo por cantidad de ventas o producción, estamos en presencia de un tipo de liderazgo transaccional. Gracias a este estimulo, los trabajadores se sienten motivados para hacer mejor su trabajo, lo que a su vez beneficia totalmente a la empresa. Al mismo tiempo, el líder pone las tareas específicas a realizar y los puntos que cada uno debe reforzar.

Ventajas del liderazgo transaccional

  • Beneficio para la empresa y el trabajador
  • Resultados positivos garantizados
  • Cada quien recibe el mérito por su trabajo

Desventajas del liderazgo transaccional

  • Funciona solo mientras se esté otorgando la recompensa
  • No fomenta lealtad
  • El líder no es una figura de vital importancia

Aquí un video de YouTube que explica como ser un lider y como ejercer el liderazgo

¿Cuáles son las bases del poder social?

El término poder ha sido utilizado históricamente como sinónimo de energía, fuerza o capacidad para realizar ciertas acciones, también se le ha usado para indicar el dominio sobre una persona o grupo de personas y la capacidad de influir sobre estas para que realicen voluntariamente una acción o grupo de acciones; el poder puede indicar además la autoridad reconocida sobre un determinado grupo social.

Aunque el término poder se ha usado en diversas sociedades, no fue sólo hasta 1531 cuando Nicolás Maquiavelo publica su famoso trabajo titulado El Príncipe, escrito en 1513, en que se trata de definir el poder dentro de la esfera política, para el autor florentino el poder el dominio legítimo de los gobernantes sobre los demás hombres.

Foucault dedicó también un espacio importante en sus trabajos a la definición del poder, definiendo al poder como la relación asimétrica que existe entre gobernadores y gobernados, poniendo especial interés en los mecanismos de funcionamiento de las relaciones de poder y sus implicaciones en varias esferas como la política, la económica y la social.

Los psicólogos sociales John French y Bertram Raven desarrollaron en 1959 una investigación sobre el poder social, en la que explican las relaciones de poder existentes en la sociedad, basándose en la premisa de la existencia de al menos dos actores o agentes en esta relación, quien ejerce el poder, Agente A y el actor pasivo quien recibe esta influencia social, Agente B.

French y Raven definieron cinco fuentes de poder social que actúan de manera diferentes y tienen distintos resultados sobre quien es influenciado por ellas; estas fuentes son: el Poder de recompensa, el Poder de coacción, el Poder legítimo, el Poder de referencia y el Poder experto.

Poder de recompensa

El poder por recompensa es una de las categorías estudiadas por French y Raven, que ha tenido gran influencia en las organizaciones empresariales, ya que se asocia a la capacidad que tiene un líder (agente A) de otorgar recompensas o beneficios a los trabajadores (Agente B) que cumplan satisfactoriamente las tareas que les han sido asignadas.

Estas recompensas pueden ser un aumento en la remuneración, un bono extraordinario, un aumento en los días de vacaciones u otro tipo de incentivos como mejoras en el ambiente laboral, horarios de trabajo más flexible, regalos o incluso fiestas o paseos donde se incluye la familia del trabajador.

En el ámbito educativo el poder por recompensa también es muy utilizado por docentes y directivos sobre todos en las primeras etapas de formación cuando los niños son premiados e incentivados por hacer sus deberes, lo que los motiva y les ayuda a formar hábitos de estudio.

Poder de coacción

El poder de coacción o poder coercitivo, como también se le conoce, está basado en la capacidad que tiene un Agente A en imponer castigos a sanciones a un Agente B, si este no cumple de manera adecuada con los trabajos o asignaciones que le han sido establecidos, este tipo de poder puede ser efectivo a corto plazo, pero genera resistencia y comportamiento disfuncional a mediano y largo plazo.

En esencia es lo contrario al poder por recompensa, ya que se basa en generar miedo a perder alguna recompensa o a recibir algún tipo de castigo, por lo que las personas bajo este tipo de poder están obligadas a actuar en contra de su voluntad.

El poder de coacción está dado por la capacidad que tienen una persona o institución para influenciar la conducta de un determinado grupo de personas por medio de un castigo, que puede ser una sanción económica, la suspensión de sueldo o salarios, o incluso la separación temporal o total de un determinado cargo.

Poder legítimo

El poder legítimo es un tipo de poder determinado por un conjunto de normas o reglas preestablecidas y conocidas, que sin discusión son aceptadas por la posición de un determinado actor frente a la autoridad – Sociedad, organización o familia, en este tipo de poder al Agente B cree que el poder que detenta el Agente A es legítimo, por lo que tiene el derecho a ejercerlo.

En el caso de las organizaciones o empresas este poder, también conocido como poder posicional, se deriva de la posición jerárquica que ocupa una determinada persona en dicha organización, lo que le da el poder de asignar funciones y tareas a los trabajadores bajo su supervisión, incluso si su posición está en los primeros niveles de la jerarquía de la organización tendrá influencia directa sobre más personas.

En las democracias el poder legítimo surge a partir de las elecciones, ya que quien obtenga el mayor número de votos será el legítimo representante de los electores para ocupar un cargo determinado, por tanto podrá ejercer el poder legítimo que le da ese cargo por el tiempo que dure el mandato para el que ha sido electo.

Poder de referencia

El poder de referencia viene dado por las relaciones interpersonales que una determinada persona desarrolla con otros miembros de la organización, su actuación adecuada y apegada a los principios de la organización hace que esta persona se vaya ganado un poder de referencia gracias al respeto de sus colegas y subordinados.

Este poder generalmente surge del carisma, ya que la influencia sobre los otros viene dada por la admiración, respeto y la confianza que sienten esas personas sobre él. Este tipo de poder se forma luego de un periodo en que la persona asume responsabilidades importantes en un área determinada y ha tenido logros importantes y notorios.

Poder experto

El poder experto viene dado por el amplio conocimiento o experticia que se tenga sobre un tema o área determinada, las personas que tienen este poder realizan tareas muy especializadas, por tanto, críticas e indispensables para la organización, por la capacidad que poseen para resolver problemas que muy pocas personas están en capacidad de resolver.

El poder experto nace de la capacidad de determinadas personas, de un extenso y metódico estudio de determinada área y de la experiencia desarrollada por el trabajo en dicha área, en muchas ocasiones de este poder puede emerger el poder legítimo, ya que los expertos muchas veces son promovidos en las organizaciones a puestos de jerarquía por sus logros en el área.

¿Cómo ser un líder en el ámbito profesional?

Como dijimos anteriormente, ser un líder podría ser la clave para lograr el éxito en cualquier aspecto de la vida, y aunque se pueda liderar en diversos sectores, es en el ámbito profesional donde es más importante ser un buen líder. Las empresas buscan personas capacitadas para liderar (liderazgo) correctamente en los puestos gerenciales o cualquiera que deba ser responsable de un grupo de personas. Es por ello que saber cómo hacer buen uso del poder podría ser tan valioso como el mismo título universitario. Esto mismo es la razón por la cual existen tantos seminarios, conferencias y talleres de liderazgo. Las empresas que quieren que sus empleados den lo máximo de sí, saben cuan esencial es que sus profesionales al mando sean buenos líderes. Anteriormente hablamos sobre los tipos de poder que existen, el tipo indicado para el área laboral es el poder experto, el cual profundizaremos un poco a continuación.

Ernesto Yturralde es un conferencista especialista en el tema del liderazgo, es mundialmente famoso, sus seminarios van principalmente enfocados a profesionales que deben ser responsables de grandes grupos de empleados, para enseñarles cómo alcanzar el perfecto rendimiento de cada integrante y al mismo tiempo conseguir que los empleados sean felices en su trabajo. Él define el poder experto de la siguiente manera: “Quien sabe, sabe. Es el respeto de quien obedece al saber quién manda, ante la premisa de quien tiene mayor experiencia y conocimientos tiene una gran capacidad para influir y prescribir o actuar en calidad de experto.” Es decir, quien ejerce el poder experto es una persona que tiene experiencia en el área que está supervisando y usa esta cualidad para ejercer autoridad sobre su equipo de subordinados. El subordinado del líder que pone en uso su poder experto se siente cómodo e inspirado al aceptar cumplir las órdenes puesto que sabe que la experiencia dará buenos resultados.

¿Cómo convertirse en un buen líder experto?

En muchas universidades se enseña liderazgo como una catedra en algunas carreras, para un profesional es vital saber utilizar su poder para dirigir a un equipo de trabajo. Sin embargo, no cualquier profesional, incluso teniendo una amplia experiencia en el área, puede llegar a desarrollar un buen poder experto. En muchos casos, en vez de llegar a ser un líder experto, el profesional se convierte en un típico jefe autoritario que no busca desarrollar las habilidades del equipo. En este caso se consigue completamente lo contrario a lo que se busca con el poder experto, ya que los subordinados no se sienten felices al cumplir órdenes, sino que lo ven como una carga, una molestia.

Liderazgo experto

Lider experto

Un líder experto debe ser una persona que con su ejemplo inspire al equipo de trabajo a mejorar y tener objetivos claros. La buena noticia es que no es difícil desarrollar y poner en práctica este tipo de poder, con algunos consejos y técnicas será sencillo comenzar a liderar de esta manera. Lo principal será tener muy claro que la experiencia será la clave, es decir, usar los conocimientos para servir como maestro de tutor de los subordinados. No es completamente necesario que el profesional tenga muchos años trabajando en el área, muchos profesionales con pocos años de egresados pueden llegar a ser excelentes líderes, quizás usando su poder legítimo o simplemente aprendiendo a ser un líder experto que sabe cómo propagar sus conocimientos.  Además de eso, será importante poder desarrollar otras habilidades, como estas a continuación.

Credibilidad

Para ser un líder es necesario que las personas crean lo que este dice. Grandes ejemplos de credibilidad en el liderazgo son los políticos, utilizando un liderazgo de experiencia y un gran poder de credibilidad logran ganar la confianza de millones de personas en un país. Es por ello que el líder debe ser una persona de buena moral, sincera y honrada. El líder debe ser un pilar para su equipo de trabajo.

La relación entre poder experto y credibilidad es completamente estrecha, para poder infundir credibilidad, la persona debe tener conocimientos y experiencia sobre lo que está hablando. Nadie puede hacerse pasar por experto en un tema que no conoce y buscar que las demás personas crean lo que está diciendo. Teniendo de su parte la educación que ha recibido, la experiencia laboral y el cargo gerencial dentro de la empresa, el líder dispondrá de credibilidad predeterminadamente, y para mantenerla bastará que él cuide su reputación honesta delante del equipo de trabajo. La honestidad es fundamental para que un líder experto logre inspirar, enseñar y promover este mismo valor en sus subordinados.

Comunicación y Feedback

Una de las características más importantes que debe tener cualquier líder es saber comunicarse y escuchar la opinión de los demás. Si el líder carece de esta cualidad estaríamos en presencia de un jefe que solo busca imponer órdenes sin medir las consecuencias o las opiniones que sus subordinados tengan sobre las mismas. Sin comunicación en un equipo de trabajo simplemente no existiría el éxito, el ambiente laboral se convertiría en un tipo de dictadura donde ningún trabajador se sentiría a gusto.

La comunicación es primordial para lograr el éxito en un proyecto. Cada integrante del equipo de trabajo tiene diferentes funciones y responsabilidades que cumplir, es por ello que sus opiniones son perfectamente válidas para que las actividades se realicen correctamente. Es por ello que los líderes deberán escuchar a sus empleados y tener en cuenta las mejoras o quejas que ellos puedan tener, y así tomar las decisiones necesarias para que todas las partes del equipo estén cómodas al cumplir con sus responsabilidades.

Pero no solo escuchar es importante, un buen líder deberá ser capaz de poder comunicar sus ideas a sus subordinados. Con esto podrá transmitir las necesidades que tiene la empresa, la visión y la misión, lo que se busca específicamente de cada empleado y más. Comunicando correctamente las cosas se evitan los problemas, y en caso de haber alguno se podrían solucionar más fácilmente. Cuando existe comunicación efectiva en cualquier equipo se trabaja con más tranquilidad y confianza.

Seguridad en la manera de actuar

Un líder que duda de sí mismo no podría liderar. Una cualidad necesaria para todo tipo de líder es que este sea seguro de sus decisiones y acciones. Si el responsable de un equipo laboral no tiene mano firme a la hora de actuar, o se contradice en sus maneras de trabajar, esto supondría que todo el equipo entre en confusión y las metas para completar satisfactoriamente un proyecto no sean claras. Además de esto, se podría en duda la autoridad del líder, algo totalmente perjudicial para el buen desarrollo del trabajo.

El tema de la seguridad podría ser un poco complicado, debido a que podría no ser una cualidad fácil de trabajar. Hay personas que por problemas de autoestima o ciertas condiciones psicológicas tienden a ser un poco inseguros. Sin embargo, siempre es posible trabajar esta cualidad. Si eres una persona poco segura de sí misma debes entender e internalizar que eres perfectamente capaz de ser el líder que deseas ser, tienes la experiencia necesaria para poder cumplir con el trabajo. Ten confianza en ti mismo.

Evitar dañar la autoestima de los subordinados

Siguiendo la línea del punto anterior, la autoestima es un punto fundamental que hay que cuidar en un equipo de trabajo, tanto la autoestima del líder como la autoestima de los subordinados. Hemos estado hablando sobre los jefes que imponen su autoridad, son estos, con su forma de actuar, quienes pueden herir fácilmente la autoestima de sus empleados.

Existen muchas maneras en las que se puede faltar el respeto a la moral de alguien, y lastimosamente cuando un empleado se siente herido por su líder es muy difícil que este vuelva a confiar, la comunicación quedaría destrozada, y el resultado final sería que el subordinado decida dejar el equipo de trabajo. Es por ello que se debe evitar esto a toda costa, infundiendo respeto y amabilidad por encima de todo. Procura respetar la opinión de tus subordinados así sea diferente a la tuya. Si uno de tus empleados se opone a realizar una tarea, indaga el por qué e intenta mejorar la situación, o en su defecto, ubica al empleado en un puesto donde se desenvuelva mejor. Se consiguen más cosas con amabilidad.

Motivación

Una de las principales tareas de cualquier líder es motivar a su equipo de trabajo a cumplir los objetivos empresariales planteados. Algunos investigadores han creado una teoría que afirma que la motivación de un trabajador está completamente relacionada a la manera que su supervisor ejerce el liderazgo. Esto quiere decir que cuando un líder es responsable y trabaja correctamente con su equipo, los trabajadores se sienten motivados a cumplir con las actividades.

En muchos casos pasa que consciente o inconscientemente la falta de un buen líder es la causa de que los trabajadores estén desmotivados, el ambiente de trabajo se vuelva tenso y nunca se alcance el éxito. Caer en esto se vuelve un ciclo del cual no es nada fácil salir. Así que, hay una gran responsabilidad puesta en los hombros del líder del equipo. Se puede fomentar la motivación de diferentes maneras, con una buena comunicación de los objetivos que se deben cumplir, o con técnicas de liderazgo como el liderazgo transaccional, el cual estudiamos anteriormente.

Habilidad para delegar

Desarrollar esta habilidad afectará positivamente tanto al líder como a todo el equipo de trabajo. Muchos tienen la mala concepción de que los lideres deben ocuparse de todo el trabajo y todas las responsabilidades del equipo, por esta razón muchos prefieren no optar por puestos importantes de gerencia en una empresa. Hacer esto solo trae como consecuencia lideres demasiado ocupados para liderar efectivamente, y en el peor de los casos la sobresaturación de responsabilidad causaría que el líder se desmotive y quiera abandonar el equipo de trabajo.

Lo más inteligente será delegar las responsabilidades correctamente. Para esto será fundamental conocer a las destrezas y debilidades de cada trabajador, para así poder asignar las tareas astutamente a quienes tendrán más facilidad para realizarlas. De esta manera cada parte del equipo tendrá un objetivo claro por el qué trabajar, por lo que se sentirán motivados. Y el líder tendrá tiempo para hacer su trabajo de director del equipo sin el peso de tareas que otros pueden hacer perfectamente.

Responsabilidad

Hablar de responsabilidad es esencial a la hora de hablar de liderazgo, es deber de un buen líder asumir las responsabilidades por su equipo, entendiendo que, como gerente, supervisor y responsable, si las tareas no resultan como deberían, fue una falta de su parte. Si se cumplen los objetivos previstos significará que el líder hizo bien su trabajo delegando responsabilidades y manteniendo al equipo motivado. Aun así, deberá evitar exaltarse a sí mismo y dar los méritos cada una de las partes.

Así también, es tarea del líder promover la responsabilidad a todo el equipo de trabajo. Este rasgo será vital para que los trabajadores cumplan con los objetivos planteados por la empresa y debe ser una norma impuesta por el líder a la hora de comunicar las técnicas de trabajo. Por supuesto, para que el equipo sea responsable, el líder experto debe poner el ejemplo al ser puntual y honesto con su trabajo.

Compromiso

Al igual que los anteriores, el compromiso es una habilidad fundamental que tiene que tener un líder, pero, ¿compromiso con qué? Primeramente, compromiso con la empresa, al puesto de trabajo y a ti mismo, hay que tener en cuenta que ser un líder no será una tarea fácil y muchas veces sentirás ganas de desistir. Hay que estar muy comprometido con el proyecto para seguir adelante pese a las malas circunstancias. Recuerda que el esfuerzo trae recompensas.

Además, un buen liderazgo debe estar comprometido con su equipo de trabajo, con su bienestar, felicidad y motivación. La diferencia entre un líder y un jefe es que el primero sabe cuándo intervenir por su equipo ante sus superiores en busca de que ambas partes estén conformes con los métodos de trabajo.