¿Sabes lo que es el Liderazgo Autocrático?

  • por

Entendiendo el liderazgo empresarial como la influencia que ejerce una persona sobre un grupo de trabajo determinado, existen diferentes tipos que se distinguen de acuerdo a las estrategias y niveles de participación que se emplean en el desarrollo de las tareas y el alcance de objetivos en pro de la empresa. En este sentido, el liderazgo que restringe los niveles de participación de los empleados ejerciendo un control estricto se denomina liderazgo autocrático.

liderazgo autocratico

Definición de Liderazgo Autocrático

El liderazgo autocrático es un sistema de dirección en el que una sola persona ejerce el poder sobre el grupo de trabajo. Esta persona es, a su vez, responsable de sus subordinados, de manera que las decisiones son tomadas de manera individual, sin tomar en cuenta opiniones ni sugerencias de los demás participantes. La planificación, control y supervisión son ejercidos por el líder, quien no se permite delegar funciones ni fomentar la colaboración grupal.

Características de un líder autocrático

Este tipo de líder es muy fácil de identificar. Se trata de una persona que no permite la comunicación eficiente entre los integrantes del grupo, no acepta sugerencias ni tolera la incorporación de nuevas ideas. En el liderazgo autocrático todas las decisiones son tomadas por una sola persona, de manera que solo se mantiene un enfoque y una perspectiva única de resolución de conflictos y de aplicación de estrategias.

El líder autocrático no permite la participación de sus subordinados, quienes deben limitarse a obedecer órdenes y ejecutar sus tareas. Se limita, además, el flujo de la información, que está siempre reservada al líder. En este sentido, no se mantiene al empleado informado sobre los niveles de producción ni sobre la situación actual de la empresa, puesto que no se considera relevante lo que el grupo de trabajo pueda opinar sobre esto.

Asimismo, en este tipo de liderazgo no se delegan responsabilidades; todas están concentradas en la persona del líder, los demás solo participan en función de sus tareas laborales. Por otra parte, el liderazgo democrático se cierra a los cambios y evoluciones que puedan propiciar la intervención de los empleados. También se mantiene un enfoque individualista y una perspectiva única de la situación, que en muchas veces puede terminar siendo obsoleta o insuficiente.

Ventajas del liderazgo autocrático

Si bien actualmente es un sistema muy criticado, tiene diversas ventajas en relación con otros tipos de liderazgo. Para empezar, el liderazgo autocrático es eficiente y permite alcanzar metas de forma rápida y sin interrupciones. Esto se debe a que no se invierte tiempo en la escucha activa de los trabajadores, ni en debates e intercambio de ideas. La planificación es realizada de manera individual por el líder y los empleados, sin opinar, solo se limitan a ejecutar.

Cuando se trata de alcanzar metas a corto plazo, este es uno de los tipos de liderazgo más eficientes. Los trabajadores solo reciben las órdenes y las ejecutan, acortando así los lapsos de producción. De igual forma, es una manera mucho más controlada de realizar las tareas, debido a que no se ve influenciada por diferentes perspectivas que pueden generar ambientes indisciplinados.

Asimismo, el liderazgo autocrático permite una supervisión eficaz del rendimiento laboral, visto que cada empleado tiene tareas puntuales. Además, gracias a que no es necesario someter cada decisión a consulta del grupo de trabajo, es una estrategia mucho más eficiente en situaciones de estrés, donde es necesario actuar bajo presión o de manera muy rápida.

Desventajas del Liderazgo Autocrático

Este tipo de liderazgo suele generar estrés en los trabajadores, quienes ven frustradas sus ideas y sugerencias al tener que limitarse a obedecer. Asimismo, puede generar un estancamiento laboral, puesto que no se le permite al empleado utilizar su creatividad ni manifestar sus potencialidades, más allá del cumplimiento estricto de sus tareas. Los integrantes del equipo pueden, además, sentir que no es valorado su esfuerzo y su trabajo, por cuanto no se propician reconocimientos.

No existe una comunicación eficiente entre el líder y el grupo de trabajo, solo se intercambian mensajes cuando este no alcanza las expectativas del líder, por lo tanto, la comunicación se limita a la corrección de errores y no a los elogios ni las valoraciones del esfuerzo individual y grupal. De igual forma, este liderazgo no genera un sentimiento de pertenencia del empleado con la empresa y el grupo de trabajo, pues no se considerar una pieza clave del proceso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *