Saltar al contenido

¿Conoces el Liderazgo Transaccional y su aplicación en las empresas?

El liderazgo empresarial va tomando cada vez más importancia en el mundo de las organizaciones, conforme se valora más el aporte de los empleados durante los procesos de producción. En este sentido, se han desarrollado diferentes tipos de liderazgos empresariales de acuerdo a las estrategias y métodos adoptados por el líder de una organización. En esta oportunidad daremos a conocer el Liderazgo Transaccional y las ventajas de su aplicación.

¿En qué consiste el Liderazgo Transaccional?

Este no es más que un tipo de liderazgo empresarial en el cual el líder promueve la participación activa y motiva a los empleados a través de un sistema de recompensas o castigos. Su denominación “transaccional” deriva de una constante actividad de transacciones donde el líder (generalmente director o gerente) intercambia con los empleados diferentes intereses. En otras palabras, se entrega una recompensa a cambio del buen rendimiento y eficiencia laboral.

Características del Liderazgo Transaccional

Este tipo de liderazgo reúne un conjunto de características que le diferencian de los demás, entre las que destaca el uso de incentivos como medio de motivación de los empleados. Esta es realmente la principal característica de este estilo, pues el empleado se ve recompensado con un pago adicional (bono) o cualquier otro beneficio que sea de su interés. Esto ayuda a que los empleados se esfuercen en realizar sus tareas con dedicación y eficientemente.

En contraposición a las recompensas, son también aplicados métodos de castigo a los empleados que no han cumplido sus tareas eficientemente. Por lo general, el castigo suele suponer la pérdida o retención de los beneficios ya adquiridos o, en casos más graves, la pérdida de un puesto en la empresa o desmejora del nivel laboral. Así se da a entender al empleado que su incumplimiento y la falta de responsabilidad en sus labores genera siempre una consecuencia.

Por otra parte, es necesario destacar que este tipo de liderazgo se enfoca principalmente en el aspecto objetivo del proceso laboral. Es decir, en la planificación, ejecución y supervisión de tareas. Sus métodos de recompensa y castigo tienen como fin primordial alcanzar un objetivo común en pro de la empresa. Este no se preocupa, entonces, por el ambiente organizacional ni los niveles de comunicación e integración que existen entre los integrantes del equipo.

Igual de importantes son los tratos en este tipo de liderazgo. Con tratos nos referimos a acuerdos en los que el líder y sus subordinados proponen soluciones equivalentes, y en las que ambas partes se vean beneficiadas. En este sentido, un trabajo bien ejecutado es equivalente a una recompensa atractiva a favor del empleado. La comunicación entre el líder y los empleados permite también establecer tratos diferentes con cada empleado de acuerdo a sus intereses y necesidades.

Liderazgo Transaccional

Ventajas del Liderazgo Transaccional

Al ser un sistema basado en recompensas que, además, son muchas veces planificadas en base a las necesidades e intereses individuales de cada empleado, el liderazgo transaccional tiene excelentes resultados. Esto se debe a que el empleado se ve motivado a realizar sus tareas de forma eficiente y oportuna con la certeza de que adquirirá a cambio un beneficio esperado.

Por otra parte, se trata de un sistema mucho más objetivo, ideal para alcanzar metas a corto plazo, puesto que permite avanzar con fluidez una vez que los empleados entienden que todo lo que deben hacer es cumplir con sus labores para adquirir lo que quieren. De esta forma los procesos de producción se mantienen enfocados en un solo objetivo y no se ven afectados por elementos de distracción.

Asimismo, el liderazgo transaccional permite identificar fácilmente cuáles son los trabajadores más calificados, gracias a que se entiende que todos los subordinados están al mismo tiempo poniendo todo su esfuerzo en lograr una meta. En poco tiempo se detecta si una persona no está rindiendo lo requerido. Así se puede clasificar cuáles son las personas indispensables para la compañía, aquellas que ameritan motivación y también aquellas que no aportan nada al equipo.

De igual forma, a través de estas estrategias se logra sembrar en los empleados una sensación de motivación y reconocimiento, debido a que constantemente se está evaluando su desempeño y recompensando su esfuerzo. A través de este sistema el empleado tiene un interés propio en realizar sus tareas eficientemente. Para algunos no existe una manera más eficaz de mejorar la relación del líder con sus subordinados que los sistemas de recompensas.

Desventajas del Liderazgo Transaccional

Ahora bien, así como este tipo de liderazgo trae múltiples beneficios a las organizaciones, también tiene una serie de desventajas en relación con las demás modalidades de liderazgo. En este sentido, una de las mayores desventajas es que limita en gran medida las innovaciones en el trabajo. Esto se debe a que no se deja lugar para la creatividad del empleado, puesto que este sólo se limitará a ejecutar las tareas para así obtener una recompensa deseada.

En este sentido, no hay espacio para que el empleado comunique sus ideas o sugerencias, de forma que el proceso de trabajo se mantiene estático y poco evolutivo, con un enfoque único que, en muchas ocasiones, llega a ser obsoleto o inadecuado para las características del equipo. Asimismo, el sistema de recompensa sobre el que se basa este tipo de liderazgo puede generar sentimientos negativos entre los empleados, tales como envidia y competitividad insana.

La competencia insana genera conflictos internos en el ambiente laboral, afectando las relaciones entre empleados, que podrían llegar a negarse colaboración mutua, convirtiéndose en un equipo dividido y menos productivo. Mientras que, por otra parte, se trata de un modelo de liderazgo enfocado en la corrección de errores, más no en su prevención, pues no aplica métodos de diagnóstico de las habilidades, potencialidades y debilidades de cada integrante del equipo.

Con el Liderazgo Transaccional no se llega a generar un clima organizacional formidable, pues no se cultivan relaciones entre los empleados, sino que se incentiva la competición. Esto significa que no existe un sistema de comunicación, debate e intercambio de ideas, y tampoco se llega a generar un sentido de pertenencia en relación a la empresa y el equipo de trabajo.

Etiquetas:

1 comentario en «¿Conoces el Liderazgo Transaccional y su aplicación en las empresas?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *